SOCIEDAD DE DILETANTES (, S.L.) & PAAARTNERS

(atadijos sin fraude) -equilibrios inefables-

miércoles, 23 de mayo de 2018

Escenas pintorescas, al menos





No sé en qué andaría yo pensando cuando hice esta pintura en 1987. 


El  año, eso sí lo sé seguro, documentado y todo eso -"pinturas al agua, esmaltes y sal / papel. 70 x 100 cm."-, y en dónde para y con quién y en qué buen estado está, de lo que me asombro y felicito y agradezco a sus propietarios el buen trato, pues perdura esta mezcolanza sobre papel sin cristal ni otra protección en alegre convivencia con los humanos y su vida cotidiana.

Digo que no sé en qué estaría pensando y sí lo sé pero no sé si contarlo o no. Voy a ver si me arranco por bulerías, ayayay!:


En aquellos tiempos me gustaban mucho las texturas. También el correteo de la pintura al agua bien aguada por la superficie horizontal, situación del soporte óptima al pintar enguarrando  bien la superficie (pintaba barcelonianamente con el soporte en el suelo, entre otras razones, porque no tenía tanta mesa), correteo o invasión frustrada o renovada por nuevas oleadas de pintura más o menos densa, depende. En esas práctica me encantaba el siseo y dispersión de la sal al sembrarla sobre aquella sopa, así como las luchas entre estas aguas y los barnices y todo lo aceitoso que echara allí. 

Sobre el papel, qué aguante tenía, iban aconteciendo cosas muy entretenidas que me ensimismaban en acción, hechos que iba aprendiendo, no exactamente a controlar, sino a saber que eran así.


La pintura se iba conformando más o menos y a partir de ideas como me apetece hacer una zona arenosa, como una playa donde fluyan pequeñas corrientes de agua, donde unas figuras humanas ejecuten acciones no del todo inteligibles


Esao es una escena de caza, o de amenaza para ahuyentar a alguien de un territorio. Tiene referencias a escenas "primitivas" pelín pintorescas o guasonas. 


Me gustaba, a veces, pintar escenas divertidas -un tipo acurrucado bajo una mesa, que solo fue un esbozo- o con esa soledad "primordial" que achacaba entonces a lo "primitivo": un personaje durmiendo desnudo y aovillado en una pequeña playa, bajo o sobre un enorme mar lleno de diminutas olas, Digo bajo o sobre, porque esa pintura sobre conglomerado admitía las dos colocaciones verticales, y en ellas el personaje seguía dormido en su playa solitaria, bien arriba, bien abajo de la imagen, casi aplastado por un mar que se le venía encima.


Esta obra la echo de menos. De ella no conservo fotografía -éramos tan pobres que de vez en cuando conseguíamos dinero para un carrete en cámara prestada y para el carísimo revelado-. Se la llevó un amigo de entonces al que no he vuelto a ver. Vaya Ud. a saber si no acabaría ya hace años en la basura.

Como tantas cosas y tantos de nuestros afanes. O todos, acaso.


Y así las cosas que vivimos, que se irán con nosotros. Y así recordando o encontrando de nuevo obras o sus pálidos sustitutos, las fotografías que las representan, me asombro una vez más de todos los recuerdos que me sacan a la luz, de la capacidad de adherencia de lo vivido de las obras, largo su tiempo de realización tan enraizado a lo vivido, cuánto es lo vivido.










domingo, 20 de mayo de 2018

les femmes, je le sais, ne doiven pas écrire





Une lettre de femme
Les femmes, je le sais, ne doivent pas écrire,
                               J'écris pourtant,
Afin que dans mon coeur au loin tu puisses lire
                               Comme en partant.

Je ne tracerai rien qui ne soit dans toi-même
                                Beaucoup plus beau:
Mais le mot cent fois dit, venant de ce qu'on aime,
                                Semble nouveau.

Qu'il te porte au bonheur! Moi, je reste à l'attendre,
                                 Bien que, là-bas,
Je sens que je m'en vais, pour voir et pour entendre
                                 Errer tes pas.

Ne te détourne point s'il passe une hirondelle
                                 Par le chemin,
Car je crois que c'est moi qui passerai, fidèle,
                                 Toucher ta main.

Tu t'en vas, tout s'en va! Tout se met en voyage,
                               Lumière et fleurs;
Le bel été te suit, me laissant à l'orage,
                               Lourde de pleurs.

Mais si l'on ne vit plus que d'espoir et d'alarmes
                               Cessant de voir,
Partageons pour le mieux: moi, je retiens les larmes,
                               Garde l'espoir.

Non, je ne voudrais pas, tant je te suis unie,
                              Te voir souffrir:
Souhaiter la douleur à sa moitié bénie,
                              C'est se haïr.


Marceline Desbordes-Valmore (1786-1859) 
 Poésies Inédites (1860) 
L'Aurore en Fuite. Poèmes Choisis. Christine Planté (Selección y prólogo). Éditions Points, 2010




.....................................



Las mujeres, lo sé, no deben escribir, sin embargo escribo..


Fotografía de Marceline Desbordes-Valmore a los 68 años por Nadar, 1854.
The J. Paul Getty Museum, Los Angeles
Digital image courtesy of the Getty's Open Content Program.
http://www.getty.edu/art/collection/objects/39151/nadar-gaspard-felix-tournachon-portrait-of-marceline-desbordes-valmore-french-1854/

sábado, 19 de mayo de 2018

Caja con flores


He metido las flores que hice el año pasado en una caja de cartón para transportarlas todas juntas, sin perderlas por el camino, a una pequeña movida expositiva o decorativa en Ca Vane.

Las flores, más de ochenta, hechas con capas de distintos colores de organza recortada y cosida en dolorosas torceduras para los humanos, ni por los abalorios e hilos que llevan pesan, y por eso se vuelan y pierden por ahí. Solo el alfiler que las atraviesa las retiene un poco de su ímpetu al vuelo.





El alfiler que llevan no es por sadismo: las sujetaba a la pared del estudio donde han permanecido colgadas mientras las hice hasta ahora, que se van de paseo a ver mundo y airearse.


Mientras colgaban allí, tuve la idea de hacer con hilos un vestido engarzándolas, pero no resultó el asunto y lo deseché. Ahora tengo otra idea para ellas, que ya he empezado a realizar, pero pueden irse unas semanas hasta que las necesite.






En la caja están amontonadas por capas, y al verlas así, todas apelotonadas, me gustó su aspecto visceral,  y las saqué estas fotos -y ya de paso le muestro la idea a Vane-.





Me temo que algo en la cámara les ha sacado tremebundos brillos rococós. No son tan pomposas, no. No son como señoronas de Ingres, no son madames recibiendo en su salón: son así, flores, mi señor, solo flores. Son.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Marceline - Nadar






Nadar: Retrato de Marceline Desbordes-Valmore

1854
The J. Paul Getty Museum, Los Angeles





Digital image courtesy of the Getty's Open Content Program.
http://www.getty.edu/art/collection/objects/39151/nadar-gaspard-felix-tournachon-portrait-of-marceline-desbordes-valmore-french-1854/


68 años, Marceline



Marceline Desbordes-Valmore en su lecho de muerte, por Nadar

1859

Biblioteca Nacional de Francia

http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b10535956v.item



73, Marceline, 73 años